miércoles, 6 de junio de 2018


Ricardo Palma (Lima7 de febrero de 1833 - MirafloresLima6 de octubre de 1919) fue un escritor románticocostumbristatradicionalistaperiodista y político peruano, famoso principalmente por sus relatos cortos de ficción histórica reunidos en el libro Tradiciones peruanas. Cultivó prácticamente todos los géneros: poesíanoveladramasátiracríticacrónicas y ensayos de diversa índole. Sus hijos Clemente y Angélica siguieron sus pasos como escritores.



Debutó en la literatura en 1848 formando parte del grupo que él mismo llamaría más tarde la bohemia de su tiempo. Comenzó con poesía —unos versos románticos que aparecieron el 31 de agosto en El Comercio— mientras paralelamente escribía en diversas publicaciones críticas de espectáculos con numerosos seudónimos.5​ Luego pasó a escribir obras de teatro —su primer drama, El hijo del sol (1849), no se llegó a representar—, pero alrededor de 1858 dejó de hacerlo a pesar de haber obtenido algún éxito en el público limeño.
Solo dos piezas de este periodo han sobrevivido: el drama Rodil (1851), redescubierdo cien años después de su publicación (Palma había destruido la mayoría de los ejemplares) y la comedia El santo de Panchita, que escribió junto con Manuel Ascencio Segura.
Su primer libro de prosa, Corona patriótica, apareció en 1853. Dos años más tarde sale Poesías y en 1865, Armonías. Libro de un desterrado.
Su obra poética no estuvo exenta de polémica: en 1890 publicó A San Martín, poema que provocó la protesta del gobierno chileno, que lo consideró ofensivo para su país. El último poemario de Palma, Filigranas. Aguinaldo a mis amigos, apareció dos años más tarde. En 1865, compiló la antología Lira americana. Colección de poesías de los mejores poetas del Perú, Chile y Bolivia





Los relatos breves sobre diversos temas, que comenzó a escribir a principios de los años 1859, más tarde derivarían en sus Tradiciones peruanas (en rigor, la primera vez que usó el nombre de “tradición peruana” fue para un texto de 1854 titulado Infernum el hechicero y que nunca fue recogido en las series). La primera serie fue publicada en 1872, el mismo año en el que, a raíz del asesinato del presidente José Balta, decide abandonar la política y consagrarse definitivamente a las letras.



viernes, 4 de mayo de 2018

La novia de Nervo 1920-1922






Loreley
San Antonio Texas


Con la publicación de la novela 
La Novia de Nervo
Loreley concluye una etapa importante de su vida , las nuevas encomiendas hacen eminente su traslado a la capital donde pronto empezara a trabajar con José Vasconcelos y con ello podrá impulsar a su hijo Federico en la pintura
Primeramente ingresando a la Escuela al Aire libre de Coyoacán dirigida por el regiomontano Alfredo Ramos Martínez quien impulsara de una manera excepcional la carrera del mas grande maestro que ha dado Nuevo León Federico Cantú


Adolfo Cantú

miércoles, 2 de mayo de 2018


                                               Los Amores de Gaona _ Loreley

Rodolfo Gaona
Rodolfo Bernal Gaona (22 de enero de 1888 - 20 de mayo de 1975), "El Califa De León", matador de toros mexicano.
Nacido en León de los Aldamas, Guanajuato, el 22 de enero de 1888, fue inventor de la gaonera y del centenario (como una gaonera pero con la muleta y por el lado derecho). Se le considera uno de los toreros más elegantes de la historia. Sus padres fueron Roberto Gaona y Regina Jiménez.
Debut en México: 1 de octubre de 1905 en la plaza de México D.F.
El 31 de mayo de 1908 en Tetuán de las Victorias (Madrid) con toros de Basilio Peñalver, siendo su padrino Manuel Lara "El Jerezano", que le cedió el toro "Rabanero". Tras varias actuaciones en la capital de España, esta se rindió a los pies del joven y apuesto torero azteca, que poseía un talento especial para el toreo que le sirvió para convertirse pronto en una figura que alternaba en los carteles con los mejores toreros de la época.
Confirmación de alternativa: 5 de julio de 1908. Su padrino fue Juan Sal López "Saleri", que le cedió el toro "Gordito" de Juan González Nandín. Actuó de testigo Tomás Alarcón "Mazzantinito".





El atractivo de Gaona con las mujeres

Rodolfo Gaona dominaba todas las suertes. No sólo fue un gran banderillero, sino que con el capote dejó para la historia su peculiar firma con las famosas "gaoneras". Con la muleta mostró grandes cualidases artísticas, aunque tuvo grandes altibajos con el estoque, que le privaron de muchos triunfos a lo largo de su prolongada estancia en España. El crítico taurino Don Quijote dijo de él: "Fue Gaona un torero elegante a lo Lagartijo, a lo Fuentes, con menos afectación y más naturalidad que este". Cossio lo calificó coo "la suprema elegancia, la elegancia personificada". y según comentaba, a ello le ayudaba su esbelta figura, bien proporcionada, armónica como pocos toreros tenían. Rodolfo Gaona fue un hombre apuesto y guapo, con un toque de exotismo y distinción que atraía a las mujeres como moscas. Actrices y cuplitistas de aquel Madrid de principios del siglo XX se sintieron atraídas por el torero. Tuvo incluso una novia antes de conocer a la actriz Carmen Ruíz Moragas, también perteneciente al mundo del espectáculo, la cupletista Paquita Escribano que en aquellos años compartía cartel con las famosas Adelita Lulú y La Goya. Paquita Escribano era una mujer de extraordinaria belleza y probablemente quiso más al torero azteca que la mujer con la que desgraciadamente más tarde se casaría.
La actriz Carmen Ruiz Moragas, además de bella y hermosa, fue una mujer de una gran cultura. Actriz capaz de interpretar papeles en francés e inglés perfectamente, algo que pocas actrices de la época podían hacer. Mujer de una gran personalidad que deslumbraba a los hombres, pues reunía en su persona no sólo belleza sino elegancia y talento escénico. Tanto, que pronto llamó la atención del Rey Alfonso XIII que se enamoró de ella perdidamente al primer golpe de vista. Carmen Ruíz fue desde 1916 y durante toda la década de los años veinte, el gran amor del Rey Alfonso XIII, que aunque trotaba de lecho en lecho, encontró en el de Carmen Ruiz Moragas la pasión que era incapaz de despertarle la propia reina Victoria Eugenia, la transmisión de la hemofilia que ella trajo al matrimonio fue el pecado que el Rey jamás le perdonó a la Reina.
Las relaciones entre la actriz y el Rey debieron comenzar en el otoño de 1916, justo al comienzo de la temporada teatral. El monarca español tuvo una gran afición por el teatro y los espectáculos, paralela a la que sentía por las actrices y las cupletistas, y allí en el teatro sintió esa poderosa atracción por Carmen. Los padres de la actriz Lenadro Antolin Ruíz fue Gobernador Civil de Granada y Mercedes Moragas, un mujer rica de Málaga, conocedores de la relación de su hija, hicieron cuanto pudieron por apartarla del entorno del Rey y pensaron que el matrimonio de su hija impediría que se convirtiera en una más de las amantes del Rey.
En España tenía aún pendiente un pleito importante como era su divorcio definitivo con la actriz. Vino a Madrid con intención a finales de la República en el año 1936 para solucionar este problema, pero hizo el viaje en balde ya que la actriz Carmen Ruis Morgas murió el 11 de junio de 1936 poco antes del comienzo de la Guerra Civil, cuando contaba con la edad de 38 años. Murió a causa de un cáncer uterino del que fue operada quirúrgicamente sin éxito. Sobre su muerte y el inmenso amor que el Rey le profesaba, cuenta su hijo Leandro Alfonso en uno de sus libros, que su madre Carmen Ruiz Moragas cuando estaba en estado agonizante, le encargó a su ama de llaves que cuando falleciera le untara sus labios de vez en cuando con canela y yerbabuena, pues estaba segura de que Alfonso vendría a despedirse de ella. Así ocurrió unas doce horas después de la defunción. El Rey Alfonso XIII que se encontraba exiliado en Francia, cruzó de madrugada la frontera por Bayona en el más absoluto secreto y fue hata Madrid a despedirse de su amada. Una vez en casa de la actriz, sólo y en silencio, postrado ante su cadáver la besó en los labios y rezó con amargura por el alma de la mujer a la que más amó. Unas horas más tarde y con mucha discreción volvió a salir de España, sin que nadie hubiera notado su presencia en Madrid

Los toreros, por norma general en aquellos años, eran admirados y asediados por mujeres de distinta condición, incluso tienen fama aún de donjuanes y de burlar a las mujeres, pero a Rodolfo Gaona, le tocó al aparecer la otra cara de la moneda y en este caso la moneda tenía la imagen del Rey Alfonso XIII, cuya mano entonces llegaba lejos.




martes, 17 de abril de 2018

Smith Corona is a US manufacturer of thermal labels, direct thermal labels, and thermal ribbons used in warehouses for primarily barcode labels. Once a large U.S. typewriter and mechanical calculatormanufacturer, it expanded aggressively during the 1960s to become a broad-based industrial conglomerate whose products extended to paints, foods, and paper.

The company originated in 1886, when the Smith Premier Typewriter Company was established by the brothers Lyman Cornelius Smith, Wilbert Smith, Monroe C. Smith and Hurlburt Smith. The typewriter was the first to use a double keyboard, but it was not the first typewriter that typed both upper and lower case characters; that honor belonged to the Remington #2 that was introduced in 1877-78, a decade before the first model of the Smith Premier was placed on the market. .. The advertisements "cunningly boasted" that there was "a key for every character




During 1893, Smith joined with the Union Typewriter Company, a trust in Syracuse which included rival firms Remington, Caligraph, Densmore and Yost.[4]
Not long after, Union took action and blocked the Smith Premier Typewriter Company from using the new front strike design, which allowed typists to see the paper as they typed. As a result, the Smith brothers quit in 1903 and founded L. C. Smith & Bros. Typewriter Company. The new company soon released the "L.C. Smith & Bros. Model No. 2", which was an odd beginning because, a full year later, they released the "L.C. Smith & Bros. Model No. 1." Carl Gabrielson invented both models


Smith Corona  Typewriter 1910




The Underwood Typewriter Company was a manufacturer of typewriters headquartered in New York CityNew York. Underwood produced what is considered the first widely successful, modern typewriter By 1939, Underwood had produced five million machines

From 1874, the Underwood family made typewriter ribbon and carbon paper, and were among a number of firms who produced these goods for Remington. When Remington decided to start producing ribbons themselves, the Underwoods opted to manufacture typewriters.
The original Underwood typewriter was invented by German-American Franz Xaver Wagner, who showed it to entrepreneur John Thomas Underwood. Underwood supported Wagner and bought the company, recognising the importance of the machine. Underwood No. 1 and No. 2s, made between 1896 and 1900, had "Wagner Typewriter Co." printed on the back.
The Underwood No. 5 launched in 1900 has been described as "the first truly modern typewriter". Two million had been sold by the early 1920s, and its sales “were equal in quantity to all of the other firms in the typewriter industry combined”.When the company was in its heyday as the world's largest typewriter manufacturer, its factory at Hartford, Connecticut was turning out typewriters at the rate of one each minute.
Underwood started adding addition and subtraction devices to their typewriters in about 1910.




Woman with an Underwood typewriter, c. 1918

sábado, 27 de agosto de 2016

Loreley
Según cuenta Loreley en sus propios testimonios publicados en 1950
Es en 1914 cuando se embarca en un camino del que no le será fácil regresar
Una serie de necesidades económicas y con un rompimiento frontal en su relación
es que toma la dura decisión de dejar atrás Monterrey para instalar su nueva residencia en Texas, la serie de documento que reposan en nuestro archivo




dan fe de ese transitar que por supuesto trazara una ruta que compartirá con su hijo Federico Cantú Garza 1907-1989 y ella, el solía referirse a ella como mamá o Loreto.

Decía Cantú en una de las ultimas entrevistas que sostendría a partir de la exposición homenaje en el Palacio de las Bellas Artes en 1986:

“Que quede bien claro que jamás recibí ayuda alguna de este o ningún gobierno
fue mi madre quien no solo me impulso ella me ayudo económicamente durante esa larga estancia en Paris que duro una década , a ella le debo todo”




Bajo este testimonio y recordando que Federico Cantú no solo lograría dese 1930 un reconocimiento internacional sino que esta grandeza estaba paralelamente reflejada en la cantidad de dinero que poseía y que le perduro durante décadas puesto que año con año generaba mas arte que se traducía en riqueza , al grado de convertirlo en no solo el hermano presumible sino el hermano proveedor y no podría ser menos lo que haría por su madre a lo largo de todos esos años, por ello es que si a alguien  se le puede colgar la medalla de manutención y cuidado de Loreley desde 1941
es él y solamente él , al grado que a la muerte de Loreley Federico hereda la deuda de la servidumbre y es en su sucesión testamentaria cuando se indemniza a la asistente que también jugaba el rol de sirvienta.











Adolfo Cantú






Textos Adolfo Cantú
Colección Cantú Y de Teresa
Copyright © 1989-2016
FCG Copyright ©
BoArt©
BoPhoto©

CYDT-Arch©

domingo, 21 de agosto de 2016